emiliani ongd

Cuando la misión está animada por la fantasía de la caridad:   
                                 OBRAS SON AMORES...: el Centro diurno ya está en marcha

   Todas las fotos del reportaje son de MONCHO TORRES, voluntario de EMILIANI, ongd en Beira

moncho satolo

En internet lo puedes encontrar todo: ¡hasta una página web que explica el significado de los refranes! Y a propósito del que da título a esta información -obras son amores, que no buenas razones- la explicación es que "lo importante son los hechos, por encima de los propósitos".
Pues eso; los hechos y no las buenas intenciones; o sea, que como una cosa es predicar y otra dar trigo, nuestros amigos del Lar São Jerônimo, de Inhamizua-Beira, en Mozambique, han puesto de nuevo a funcionar la fantasía... de la caridad, atentos a las necesidades del entorno en el que viven, y, en coordinación con los servicios locales de Acção Social, se han sacado de la manga -es un decir; en realidad, lo han estudiado antes y valorado mucho- un COMEDOR SOCIAL INFANTIL que está atendiendo a 45 menores de 12 años del entorno de Inhamizua, donde está enclavada nuestra obra Lar São Jerônimo -"nuestra", porque la apoyamos y sostenemos con las aportaciones de todos los socios, amigos y benefactores de EMILIANI, ongd-.

emilianihola emiliani


Lo explica muy bien el P. Carlos en un informe que nos ha mandado recientemente: «Aparentemente, esta nueva "obra" que llamamos "Centro diurno", se veía más necesaria y factible cuando estábamos en plena ciudad de Beira, en medio de tantos niños que vivían en la calle, algunos de los cuales fueron los primeros menores acogidos aquí.

Pero a medida que vamos hablando con la gente y conociendo más de cerca la realidad, la realidad familiar concreta del entorno que nos rodea, aquí en Inhamizua, pensamos que lo del “Centro Diurno”, no sólo es realizable aquí, en el barrio, a 23 kms de la ciudad, sino que sería muy conveniente, porque responde a una necesidad real que hemos constatado entre las familias que viven a nuestro alrededor.

Tras un concienzudo estudio con responsables sociales de la zona -aquí se le llama "la Comunidad"- hemos visto que sería una buena iniciativa poder ayudar a algunas familias, inicialmente, en la alimentación de sus hijos.

Y ese ha sido el primer objetivo que nos hemos fijado con el Centro Diurno: ofrecer comida a niños de familias de nuestro entorno con una alimentación escasa, tanto en la cantidad como en la calidad. Estamos prestando una gran atención a la dieta, que ha de ser equilibrada y acorde a las necesidades del niño y de su desarrollo; pero también a la calidad de los alimentos: el estado en que se encuentran, cómo se cocinan, la higiene de los recipientes y utensilios, el agua empleada… En resumen: ¡que estamos ofreciendo la comida de lunes a viernes a 45 niños menores de doce años! Y son varias las familias beneficiadas, algunas con varios niños...»

Inicialmente sólo se les ofrecía la comida. Pero, a medida que ha ido funcionando el proyecto, se ha visto que hay que ir siempre a más y se han puesto enm marcha otras actividades educativas, formativas, culturales o lúdica, como deberes o refuerzo escolar, juegos dirigidos, pequeños servicios y la posibilidad de asearse, con ducha incluida.
Como comedor han habilitado un espacio especial para ellos: una pequeña construcción nueva dentro del conjunto de la aldea.

Esta obra es, además, de gran importancia social, pues gracias a ella se van limando pequeñas pelusas que empezaban surgir entre los vecinos, que han podido contemplar cómo en su barrio surgía, de la nada y en poquísimo tiempo, una obra asistencial para niños y niñas muy necesitados... pero, tal vez, de poca utilidad para la Comunidad de familias que los acoge: el Centro diurno, con su comedor social para menores y un poco de refuerzo escolar y atención a los mismos, sirve de puente entre los niños y niñas del Lar y los hijos de los vecinos; y todo lo que sea fomentar la integración social, es un factor educativo muy importante.

Lo dicho: que obras son amores...


                                                       Si quieres colaborar... ¡HAZTE SOCIO!

 

© Chesco/50 --- EMILIANI, ongd
c/Islas Aleutianas, 26 - 28035 Madrid - España - tel +34 91 3169909 - info@fundacionemiliani.org