Os presentamos

NUESTROS PROYECTOS

La FSE [toma nota: Fundación Somasca Emiliani] ha elaborado de cara el 2008 una serie de proyectos encaminados a colaborar con los misioneros, que son nuestras manos y brazos en Mozambique, en medio de tantos niños y niñas, chicos y jóvenes, para los que no es nada fácil salir adelante.

Por una parte, queremos contribuir a crear una sensibilización aquí, entre nosotros, en nuestra sociedad, hacia el problema de los niños de la calle, víctimas, en muchos casos, de la injusticia social que supone la desigual distribución y utilización de la riqueza mundial; y por otra, realizar gestos concretos que expresen nuestra solidariedad y nuestro apoyo a estos chavales.

Becas para el mantenimiento de los menores acogidos en los tres nuevos hogares de menores en Inhamizoa, Beira-Mozambique, para la atención, reeducación y desarrollo integral de 60 niños de la calle.

Coste anual del proyecto: 21.900 € [365 € por niño al año / 30 € al mes / 1€ al día]

En respuesta al fenómeno de los "niños de la calle", desbordante en la ciudad de Beira, y en todo Mozambique, agravado por la difusión del SIDA, que es la causa fundamental del mismo, junto con la pobreza y la consecuente deficitaria alimentación, las Becas para el Hogar de menores Lar São Jerônimo, en favor de niños de la calle y en riesgo de exclusión social, tiene por objeto contribuir económicamente al mantenimiento de los 60 niños. Los Padres Somascos han iniciado esta actividad el 22 de mayo de 2007, acogiendo en una casita de alquiler, en el centro de Beira, a 15 menores recogidos directamente de la calle. Como consecuencia de esta actuación, de común acuerdo con los servicios sociales municipales, el propio alcalde de Beira cedió un terreno de más de 20.000 m2 a las afueras de la ciudad, para la construcción de una aldea infantil de usos múltiples: 4 hogares -de momento entrarán en funcionamiento tres-, varios talleres prelaborales, un centro de día con servicios, duchas y comedor, aulas para refuerzo escolar, y terreno para la instalación de actividades agrarias, en vista de un futuro centro de capacitación agraria y ganadera.

El programa formativo del hogar implica: atención a las necesidades materiales (alimentación, limpieza, vestuario) y sanitarias básicas; escolarización, seguimiento y refuerzo escolar; desarrollo de actividades lúdicas y ocupación del tiempo libre, de socialización y convivencia, y de formación ético-moral-religiosa, de acuerdo con sus convicciones y tradición.

Operación "vuelve a casa", para 25 menores de la calle, finalizada a la recuperación de vínculos con algún familiar, que les permita dejar la calle.

Coste anual del proyecto: 5.000 €  [ayuda familiar de 200 € por menor al año]

Contemporáneamente a la atención a menores en los hogares en Beira, la comunidad somasca desarrolla un programa que, en una primera fase, consta de búsqueda, localización y primeros contactos con niños de la calle, en vista de la realización de un censo-fichero de la situación; y, en un segundo momento, de un proceso de acompañamiento y apoyo, para tratar su posible reinserción con algún familiar, por lejano que sea, que puedan tener, y que esté dispuesto a acogerlos, contribuyendo, si es necesario, con una pequeña ayuda familiar [200€ al año] con tal que los niños no pierdan sus raíces; estas "adopciones a distancia", son un estímulo para la familia, a pacto de que se cumplan determinadas condiciones elementales. Hay un equipo de voluntarios que realiza el seguimiento periódico de cada caso.

   

 

50 becas de comedor para otros tantos niños, niñas y jóvenes.

Coste anual del proyecto: 6.000 € - [10 € al mes por chaval; 120 € al año]

También ésta es una actividad para responder de manera inmediata a la necesidad real de abandono en que se encuentran muchísimos niños, adolescentes y jóvenes.

El comedor es una instalación abierta a todos, bajo la mirada materna y atenta de Dona Emma, que -a un precio razonable/bajo- ofrece a sus clientes una modesta comida diaria, pero suficiente. La estrategia seguida por la comunidad somasca ha consistido en contratar 50 plazas de comedor diarias, que asigna a los muchachos con los que está haciendo un seguimiento, y, esporádica o puntualmente, a otros que se presentan en el momento. De esta manera, se quitan la responsabilidad de tener que construir unas instalaciones, costosas y gravosas de mantener, y, al mismo tiempo, ayudan a una familia a sobrevivir -no es un restaurante según nuestra concepción europea, sino que se corresponde más con nuestras cocinas económicas-. Durante las comidas, siempre está presente un religioso o uno o más voluntarios, con instrucciones precisas para ayudar y dar una cierta garantía a este servicio; por otra parte, la colaboración de la "patrona" es muy positiva, porque conoce a los muchos de los usuarios del servicio y aporta una información fiable y de primera mano sobre ellos, sus necesidades y sus familias, o sobre otras necesidades de otros chicos.

25 becas de apoyo a jóvenes sin recursos, que quieren iniciar una modesta actividad profesional como medio de vida.

Coste proyecto: 5.000 €  -  [ 200 € para cada beca ]

La fantasía para acudir a las necesidades reales que se presentan cada día tiene que estar en correspondencia directa con las necesidades mismas. La comunidad somasca de Beira, pateando la calle, ha contactado con algunos jóvenes que les exponen sus dificultades para salir adelante y ayudar a los suyos.

Hablando con ellos, hemos descubierto que habría una manera de apoyarlos en este esfuerzo por obtener unos ingresos que les permitan sobrevivir e ir tirando, y abrirles campo a un futuro más esperanzador: una beca para iniciar una actividad propia. En general, la actividad consiste en montar un modesto tenderete en la vía pública, para la reventa de pequeñas cosas, chucherías o productos de primera necesidad.

La beca les permite comprar el mostrador/expositor que les servirá de tienda y una primera remesa de productos, con los cuales poder iniciar esta actividad comercial; en otros casos, hemos financiado la compra de herramientas a algún joven que quería trabajar de mecánico; o una máquina de coser; o incluso el carnet de conducir, que a otros les abrirá puertas para poder trabajar: algo así como la caña de pescar, y no el pez, a quien necesita comer todos los días.

(c/c. BBVA 0182 0954 61 020 1596607; o enviando un cheque nominal a Fundación Somasca Emiliani; o mediante giro postal a FSE c/Islas Aleutianas, 26 - 28035 - Madrid.

Desde ahora, y en su nombre, ¡GRACIAS!

volver a página principal